fbpx

<a href=”https://www.freepik.es/fotos/calendario”>Foto de Calendario creado por freepik – www.freepik.es</a>

¿Alguna vez has tenido la sensación que no paras en todo el día y aún así no llegas a todo?

Quizás te identificas con esa sensación de “no he parado en todo el día pero siento que no avanzo”.

En épocas como esta, en las que sientes que el ritmo frenético de tu rutina puede contigo, es importante que sepas a dónde te diriges y te comprometas con ello.

Puede ser que estés dedicando muchas horas al trabajo pero no rindas, que no estés enfocada y tu energía se vaya desparramoando sin lograr nada en concreto. Eso resulta agotador e insostenible a largo plazo. 

¿Te ha pasado alguna vez? 

Vamos a tratar de poner algo de luz a todo esto con estos 7 truquitos para ser una persona más productiva

    1. Organiza tu tiempo de trabajo y tu tiempo de ocio.

    Cuando entramos en la espiral de solo trabajar, se nos pasa el día sin darnos cuenta. Concreta que espacios de tiempo vas a dedicar a tus labores profesionales y cuáles a tu vida más personal (reserva tiempo para actividades que te llenen y te permitan recargar pilas).

    2. Planifica actividades de autocuidado que te reconforten.

    Agenda también estas actividades. Es importante no verlo como algo que te “roba tiempo” sino como una actividad que te ayuda a sentirte bien y a ser más productiva el tiempo que tengas que dedicar a tu trabajo u otras tareas. 

    3. Establece un objetivo para tu día.

    Define aquello que tengas que dejar acabado sí o sí antes de acostarte y planifica cómo vas a lograrlo. Esa prioridad con la que te vas a sentir satisfecha de haber realizado al acabar el día aunque el resto no haya salido como te esperabas.

    4. Agenda tus tareas y atiende al presente.

    Planificar todas tus tareas te permite contemplar de forma visual que tienes un momento para todo, así que empieza a seguir el orden que te has marcado, atendiendo a cada actividad, sin anticipar ni dejar que tus pensamientos se centren en lo que queda por venir. Dedica unos minutos antes de acabar tu jornada o a primera hora de la mañana a dar un espacio para cada tarea. 

    Personalmente me gusta más dejarlo todo agendado el día antes, así siento que libero carga mental y eso me ayuda a desconectar y descansar mejor.

    5. Las tareas más difíciles al inicio.

    Tareas de foco, que requieren de tu concentración durante un tiempo prolongado, mejor a las horas en que eres más productiva (es importante conocernos para identificar esos momentos).

    6. Regla de los 2 minutos.

    Si puedes hacer algo en menos de dos minutos (contestar un mail, una llamada, archivar un documento…), no lo pienses y ¡hazlo! Dedicamos más tiempo a posponer, anotar en una lista u organizar que a hacerlo.

    7. Deja el móvil

    Evita otros distractores que nos hacen perder la atención y alargan el tiempo que dedicamos a cada tarea. Establece tiempos de foco y concentración sin distractores.

     

    ¿Qué te parece? ¿Qué trucos te funcionan para planificarte y sacar partido a tu tiempo?